el irracional

'How am I to get in?' Asked Alice




OK computer


E-mail this post



Remember me (?)



All personal information that you provide here will be governed by the Privacy Policy of Blogger.com. More...



La pregunta de Juan fue contundente y precisa: "te quedas con lo uno o con lo otro...". El destino ha querido hacer grafica la cuestion, me ha quitado internet. Ahora lo veo mas claro. La tecnologia, los almuerzos desnudos, la idea reflejada en el video de Luis M. Pla, el sexo y mi futuro-descanso-esperado, son los temas que no me dejaron dormir ayer.


1 comentarios a “OK computer”

  1. Anonymous Ferdydurke 

    Se puede vivir sin Internet: bienvenido al “Locutorio Word”, donde el peligro de la gripe aviar ha sido sustituido por el peligro de contaminación digital. Hacemos visitas de tres a siete, visitando locutorios de todas las categorías. Puede elegir el que más le guste:
    -Locutorio infecto: ordenadores claramente recogidos de la basura, sillas o demasiado altas o demasiado bajas con respecto al teclado. Un tufillo a higiene non grata edulcora el ambiente. Con cada golpe sobre el teclado, tus dedos van adquiriendo un color parduzco. Cada vez la velocidad de retorno de los dedos es más lenta. Lo gestiona un tipo con camisetas agujereadas de AC/DC. Siempre que te vas, indefectiblemente, te pregunta para qué sirve eso (señalando la memoria usb). Si no te das prisa, puedes encontrarte en mitad de un tiroteo. Es un mierda, pero es el que más cerca te pilla de casa.
    -Locutorio menos infecto: el gerente es hermano del anterior, los ordenadores se parecen demasiado (¿los compartirá con los del “locutorio infecto”?). Lo único en lo que se diferencia es que hoy el tufillo ha sido camuflado con un ambientador de rosas, muy al estilo “bar de carretera”: “Venus”, “Lonely Girls”, “Spice Love”, etc.
    -Locutorio de +0,05 céntimos: son los cinco céntimos que cuesta tu vida (si has logrado sobrevivir al primer locutorio). O el bienestar. Sillas igualmente disformes, cinco ordenadores más (son los nuevos, permanecen apartados, sin que nadie haga uso de ellos, como en un pequeño santuario a la tecnología). En la pared hay carteles: “Colombia bonita”, “Ven a Venezuela”, “Lima (Perú), año 1956”. Es allí donde compras las tarjetas de 6 euros para llamar a Europa (a veces parecen de pega, con ese cartoncillo endeble; cuando vas a rascar el número, sientes la misma ilusión de cuando participabas en los concursos del supermercado).
    -Locutorio preferido: era razonablemente visitable hasta que decidieron doblar el número de ordenadores sin modificar el espacio. Ahora te sientes en una cabina subatómica, listo para el despegue. O con orejeras, para que no olisquees en el mail de tu vecino. Ya están otra vez los putos niños juguetando en tu teclado: ygf º ºbZcx qewrf,.3. Malditos salvajes. Y ese orangután degenerado, que pone reguetón [sic] a tu izquierda, ¿no le quedan vigas sueltas a este locutorio?.
    -Locutorio “clavada”: por fortuna no existe en tu barrio (ton quartier). Es ese en el que un gran cartel en la entrada anuncia: “Internet: ½ hora 1,50 euros”. ¿Oferta? Eso sí, es higiénico, aburrido, venden bebidas light y tienen una zona especial para videojuegos. Yo de mayor quiero tener un locutorio y leer “La historiadora”.

    Ya verás. Cuando entres de nuevo al locutorio (tu locutorio, aquel que sentirás como tuyo, al que acudirás como quien va a misa, con auténtica y resignada devoción), reintegrado en el útero digital que te vio nacer, sentirás sólo una leve urticaria, un imperceptible nerviosismo. Pero cuando llegue el momento de escribir las primeras letras tras el http://, salivarás dulcemente, sentirás un imperceptible erección: será como llegar a casa el día de san Valentín.

Leave a Reply

      Convert to boldConvert to italicConvert to link

 


e-mail

eliracional@hotmail.com
  • blog propiedad de Jesucristo Banco de Inversiones
  • made in London
  • and waiting for D.Lynch.

estos últimos dí­as

archivos

visionarios


ATOM 0.3